Enfermedad del aire contaminado

Todos los días, tanto en casa como en casa, estamos rodeados de otros elementos externos que tienen una idea para un apartamento cercano y el bienestar. Además de las condiciones elementales, tales como: ubicación, temperatura, humedad del lugar más las apropiadas, también tratamos con gases de gran tamaño. El aire que respiramos no está cien por cien limpio, sino que está contaminado, por supuesto, en un grado diferente. Antes de limpiar el polvo, esperamos protegernos usando juegos con filtros, aunque hay otros contaminantes en el aire que a menudo son difíciles de encontrar. Son principalmente gases tóxicos. Por lo general, puede estar expuesto, pero gracias a máquinas como el sensor de gases tóxicos, que muestra las partículas dañinas del aire y las entrena sobre su presencia, lo que nos hace conscientes del peligro. Desafortunadamente, la amenaza es por lo tanto extremadamente peligrosa, porque algunas sustancias cuando, por ejemplo, el monóxido de carbono son inodoras y su permanencia regular en la esfera produce graves daños a la salud o la muerte. En el CO, también esperamos otros fósiles detectables por el detector, por la evidencia de sulfuro de hidrógeno, que en una gran concentración es simbólico y se reduce a una rápida parálisis. El siguiente gas venenoso es el dióxido de carbono, tan peligroso como era, y el amoníaco, un gas que se produce en la esfera, aunque en una concentración más alta, que amenaza a la población. Los sensores de elementos tóxicos también pueden detectar el ozono y el dióxido de azufre, cuyo licor es más ancho que el contenido y también recuerda la predisposición a cerrar el espacio que rodea el entorno de la tierra; por esta razón, en la posición en que estamos expuestos a estos elementos, los sensores deben ubicarse en un lugar similar Podía sentir la amenaza y hacernos saber sobre él. Otros gases tóxicos con los que el detector puede alertarnos son el cloro corrosivo, el cianuro de hidrógeno altamente tóxico y fácilmente soluble en agua, el peligroso cloruro de hidrógeno. Tal como está, vale la pena instalar un sensor de gas tóxico.