El desarrollo del embarazo en una perra

Los primeros pasos que elija son los más importantes para su hijo. Es entonces cuando todos los órganos y la vida persisten, en los últimos meses del estado alterado de las mujeres, el niño prácticamente está creciendo. No es de extrañar que los médicos se adhieran a las futuras madres, de modo que, en particular, en los primeros momentos de su bendita apariencia, se cuiden a sí mismas, intenten no enfermarse o tratarlas con medicamentos fuertes que puedan dañar gravemente al futuro niño. Sin embargo, se sabe que salir del edificio durante 9 meses es difícil, y la secreción nasal y los resfriados, especialmente durante el solsticio y también debido a los grandes cambios hormonales en el sistema de la mujer, es prácticamente imposible de eliminar.

En primer lugar, uno no debe entrar en pánico cuando notamos que nos moja la nariz durante el embarazo. Con un simple resfriado, la futura madre se las arreglará muy eficazmente sola, no hay necesidad de la intervención de un médico. Siempre debe tener cuidado de que tomar fondos en los primeros cuatro meses que desee sea muy desaconsejable. De esta forma, vale la pena confiar en los estilos antiguos y efectivos para el resfriado de nuestra abuela. El té con jugo de limón, miel y frambuesa, así como el jarabe de cebolla y ajo (a pesar de que es extremadamente malo no dañará al feto de ninguna manera, y nos ayudará y el frío pasará en el orden de la semana.

Por otro lado, durante el resfriado durante el embarazo se debe compensar mucho más que durante la temporada de frío antes del embarazo. Porque si un resfriado leve y secreción nasal durante el embarazo podemos curar con los métodos de la abuela, por supuesto, con la neumonía (que es mucho más fácil cuando nuestra fuerza se ve rápidamente limitada por el cambio de nivel y las hormonas será más difícil rápidamente.

En cuanto a la molesta secreción nasal durante el embarazo, un remedio muy conveniente será la inhalación del agua con la adición de sal de mesa o gotas estomacales, menta, manzanilla o lavanda. Sonarse la nariz con frecuencia para no dejar que las secreciones corran por su garganta y deseche los pañuelos usados ​​inmediatamente. También puede comprar gotas nasales para limpiar su nariz, pero más valioso será el dispositivo con los actuales hechos con cuidado para niños, porque son mucho mejores. Pero asegúrese de no usarlos durante más de 3 días.